This website uses cookies to personalise content, ads and analyse traffic. By using this website, you agree to the use of cookies.

Autor: Gustavo Herrera Dublán y colaboradores. 2016©

https://www.facebook.com/groups/elrincondesolucionestv/


martes, 20 de mayo de 2014

Hitachi CT-2186, un televisor ligado a mi recuerdo.



*Artículo de opinión.

Receptor de televisión Hitachi modelo CT-2186.
Hace algún tiempo, en el valle de México existió –aún existe– una estación radiofónica que a su justa medida, se elaboró un slogan propagandístico que rezaba: “Radio Centro, música ligada a su recuerdo”.  Una composición fascinante. 

Con el tiempo, el corporativo de los señores Aguirre mudó el slogan con todo y locutor  a otra de sus estaciones radiofónicas, el Fonógrafo en el 790 del cuadrante en Amplitud Modulada. Desde entonces, a modo de grabación, la voz del perdurable Salvador Luna Ibarra aún pregona: “El Fonógrafo, música ligada a su recuerdo”.

Al igual que la cultura de la música, existen otros motivos para “ligar con el recuerdo” el tiempo que se ha desvanecido entre las manos para convertirse en un pasado lejano y sin retorno. Ignoro si a otros compañeros veteranos de profesión les ocurre, el caso es que, ajeno a  toda voluntad, mi inconciente siempre da cuenta del pasado remoto ante la simpleza de contemplar un televisor antiguo, sobre todo cuando éste tuvo la capacidad instintiva de pertenecer a toda una época.

Chasis NP83XC.  Hitachi, México. 1986.
Hace pocos días, me sucedió. Recibí para servicio un receptor de televisión modelo CT-2186 ataviado con el famoso chasis NP-83XC y fabricado en territorio mexicano por Hitachi, la firma japonesa.  Mientras lo reparaba, imparables los recuerdos, comenzaron a desprenderse para viajar en todas direcciones y destinos, incluidas la hora de comida y la intimidad de la noche, antes de dormir, con la luz apagada de mi habitación.  Aquí atrapo algunos de ellos y escribo al respecto.

Con toda seguridad y muy lejos de simple coincidencia, el modelo CT-2186 de Hitachi, hace referencia al año en que este receptor fue lanzado al mercado: 1986.  Del mismo modo, no tengo duda de que el diseño se habría gestado un año atrás, en 1985.  Por lo menos, así lo confirma una pequeña ventana rectangular que aparece en la esquina inferior derecha del diagrama original y en donde, además de sus firmas al calce, puede leerse:

“TELEVISIÓN DEL DISTRITO FEDERAL, S.A. DE C.V. Fecha: 25-Junio-1985. Dibujó: G. César F. Revisó y aprobó: Ing. F. Peralta C.”

De 1986 a la fecha, han transcurrido 28 años. En ese tiempo, fui un joven que además de estudiar, se aprestaba a cumplir los 21 años de edad.  Mis recuerdos acerca de la época, son claros.  En el verano de 1986, los ojos del orbe estaban puestos en la tierra fundada por los aztecas porque ahí tendría lugar la máxima justa deportiva, el mundial de México 86, el mundial del que se apropió Diego Armando Maradona, el argentino.

19 de septiembre de 1985, terremoto en la ciudad de México.
Absorbido y prácticamente enclaustrado en los estudios de un Curso de Electrónica impartido en la Dirección General de Comunicaciones Navales de la Armada Mexicana, fue que en cierta medida, en aquel año, me mantuve a salvo de la publicidad exasperante de la radio y la televisión, motivo del certamen deportivo.  Todas las horas laborables de 1986 fueron para mí de ardua dedicación y sin otra alternativa de superación posible porque meses atrás, la capital del país había sido sacudida por un violento terremoto que además de miles de muertes y cuantiosos daños materiales, también produjo una severa crisis económica.  

Los tiempos de estudio en el plantel iniciaban a las 8:00 de la mañana y la salida tenía verificativo a las 20:00 horas con dos lapsos breves para el desayuno y la comida. Por momentos, la dinámica del curso me pareció agobiante a pesar de que éste contaba con materiales didácticos vanguardistas que el instituto armado había adquirido en los Estados Unidos: Degem´s Sistems CO, LTD.  El entorno era de mesas de trabajo, tableros electrónicos, instrumentos de medición, libros, gises, pizarrón y sobre todo, compañeros y profesores entrañables con quienes compartí la existencia que implicó una grata vida estudiantil.

Receptor de televisión Hitachi modelo CT-2186.
El primero de mis encuentros con un receptor de televisión Hitachi CT-2186 fue meramente casual y hasta hoy, de recuerdo indeleble: Por petición de Mauricio Darío Sánchez Ramos, el profesor matutino del curso, la tarde del 22 de junio de 1986 abandoné las instalaciones militares para acudir a calles cercanas en busca de un contacto eléctrico para una lavadora de ropa.  Entonces, la antigua Secretaría de Marina, se encontraba situada entre las calles de Revillagigedo e Independencia, en el centro de la ciudad de México. Muy cerca del sitio, en la calle de Luis Moya, había un almacén de elegantes ventanales y que tenía a la venta receptores de televisión fabricados por Sony e Hitachi.  

En aquélla tarde memorable, en el estadio Azteca, al sur de la ciudad, la selección de Fútbol de Argentina, enfrentaba a su similar de Inglaterra en cuartos de final.  En la acera de la tienda, había un tumulto de gente contemplando el partido en una docena de receptores encendidos, algunos de ellos idénticos al de la fotografía superior. El caso es que movido por mi propia afición al balompié, me acerqué y con mucha suerte tomé un lugar apropiado en donde no había transcurrido un minuto de mi llegada cuando atónito, observé la maniobra espectacular de Diego Armando Maradona en el momento en que le hizo un gol a sus acérrimos rivales, eludiendo a 6 jugadores ingleses incluyendo el portero Peter Shilton y para lo cual realizó una carrera espectacular que dio inicio desde su propio campo.  

Además del barrilete futbolístico, me impresionó la calidad de la imagen reproducida en los receptores de reciente fabricación ahí encendidos, a cuenta de la ingeniería mexicana y tutelada por el otrora gigante de Asia, Hitachi.  Más allá de mover el marcador a su favor, recuerdo muy bien que la hazaña de Maradona trascendió hasta las calles del centro de México.  Por algunos minutos, el tránsito quedó paralizado debido a que los automovilistas que seguían el encuentro por la radio habían descendido de sus vehículos con la intensión de observar la repetición por televisión.  Un caos fascinante.  La fiebre de fútbol en todo su esplendor. El caso es que han pasado 28 años y no he visto un gol de ensueño tan particular.

La justa deportiva, concluyó una semana después, el 29 de junio, con el resultado que pasó sin concesión, a los anales de la historia. A mediodía, en la cancha del estadio Azteca, ante 100 000 espectadores, la selección albiceleste derrotaba en la final a la escuadra Alemana de Franz Beckenbauer por tres tantos a dos.  Meses después, muy cerca de allí, en diciembre del mismo año, el curso de Electrónica de la armada nacional había llegado a su fin dando vida a los nuevos egresados, los muchachos graduados después del mundial, el mundial de México 86, el mundial de Diego Armando Maradona y su 10 emblemático.

Armada de México, por cielo, mar y tierra.
En Enero de 1987, fui enviado por la Marina al puerto de Coatzacoalcos Veracruz situado al sureste del país.  En esa plaza, hasta marzo de 1990 dediqué mis días al servicio electrónico que suponía el mantenimiento, la reparación y cualquier servicio relativo a los sistemas de comunicación de los buques e instalaciones militares en tierra. El cuartel en donde viví la mayor parte de aquellos días, no tuvo televisión sino hasta finales de 1988.  A un oficial de la Marina que allá le apodaban el Tigre, se le ocurrió la brillante idea de hacer una colecta entre la tropa y así, comprar un televisor.  Los marinos comisionados para la adquisición, bajaron de un jeep un receptor Hitachi CT-2186 que instalaron en el comedor.  De este modo, el receptor y yo, volvimos a encontrarnos.

Muy a pesar de que los radares instalados en los buques de guerra de la época aludida contaban con circuitos de barrido horizontal, vertical y fuentes reguladas mucho muy complejas, por esos tiempos reconocí mi torpeza en relación a cualquier labor de reparación del televisor comercial, amén de que el tiempo que yo podía dedicarle, era muy reducido.  La asignatura quedó pendiente hasta el mes de Agosto de 1990 en donde entonces tuve la oportunidad de aprender todo lo relacionado al servicio a televisores y desde que MAESA (Manufacturera Electrónica SIM), mejor conocida como Packard Bell y con sede en la capital del país, me otorgó un contrato de trabajo  por tiempo indefinido como técnico de servicio, cargo al que renuncié casualmente el 21 de Agosto de 1992, fecha  de mi cumpleaños número 27.

En noviembre del mismo año, fui contratado por otra empresa caracterizada por la posesión de un innegable y poderoso monopolio en cuanto a la renta de televisores para la industria hotelera, restaurantera y hospitalaria: Tele-hotel, una filial de Televisión del Distrito Federal.  De tal suerte, no pasó mucho tiempo para volver a encontrarme con el famoso televisor CT-2186 de Hitachi, esta vez, en cantidades inimaginables.  En el valle de México, Tele-hotel había instalado miles de receptores en casi todos los hoteles, esto, algunos años atrás a la fecha de mi contratación.  La empresa contaba con la ayuda de una suerte de satélite denominado “Video Sistemas, S.A. de C.V.” centro de reunión del personal de servicio que debía acudir a los cuartos de hotel y realizar los servicios técnicos que éstos necesitaban.

Hotel Presidente Chapultepec, en Polanco.
Fueron muchos los días y también muchos los cuartos de hotel en donde acudí a innumerables citas de servicio relativas a receptores de televisión modelo CT-2186 de Hitachi.  De manera particular y con enorme nostalgia, ahora evoco los días en que visité la calle de Campos Eliseos número 218 en Polanco.  Con una altura de 130 metros, 44 pisos y 15 ascensores, ahí se encontraba el hotel Presidente Chapultepec, en su tiempo, caracterizado en su fachada superior con el enorme dibujo de un Saltamontes en color verde. De 661 habitaciones, el Presidente Chapultepec albergó en su tiempo igual número de televisores Hitachi mas una veintena para reposición, todos con el modelo motivo de esta rememoración.  

En sus inicios, esta mole de concreto fue el edificio más alto de la América Latina.

Las labores de servicio, pocas veces eran realizadas en tan elegantes y exclusivas habitaciones. Para los efectos de reparación, el emporio contaba con un espacio adecuado y localizado en alguna parte del inmenso sótano.  No fui titular del sitio, únicamente cubrí la vacante de compañeros que por aquélla época habían tomado vacaciones y que para entonces ya eran veteranos: Froylán y Santa Rita. Lo que en realidad me agobiaba, no era la falta de práctica en el receptor sino el nudo de la corbata. Ciertos formalismos no son apropiados para una profesión como la del técnico de servicio. Sin embargo, por instrucciones de la compañía a la que yo representaba, debía acudir con la vestimenta apropiada y fue en el verano de 1994, -el año de la insurrección del EZLN en Chiapas- cuando presté mi servicio en tan importante lugar.

G. Cesar F y F. Peralta C.  Autores del diagrama.
En un acrílico rectangular transparente, el técnico Santa Rita había pegado el diagrama del receptor en cuestión.  Creo que nunca hubo una falla que él y Froylán no supieran remediar en el chasis NP-83XC y que con el paso del tiempo y acudiendo a más hoteles, también yo aprendí.  El documento, señalaba una gran cantidad de elementos sujetos de falla y que mis amigos anotaron según fueron localizando.

Debido a la exclusividad de la zona de Polanco siempre rebosante de economía y de primer mundo, nunca observé que mis compañeros salieran a algún restaurant.  Entre sus pertenencias, ellos traían la comida del día y se daban tiempo para compartirla con su asistente, es decir, conmigo.  En lo particular, siempre me agradó acudir los pisos más altos del Presidente Chapultepec. Aún con la enorme contaminación del aire, la vista de la ciudad  de México desde el sitio, siempre fue espectacular.

En Video Sistemas, conocí a muchos compañeros y además, tuve la prodigiosa fortuna de permanecer por algunos años, bajo las órdenes de unos jefes poseedores de una calidad humana ejemplar: Luis Buendía Pérez y Jose Luis Kimzín.

Con el paso de los años, el Presidente Chapultepec cambió de nombre y borró de sus alturas el enorme saltamontes emblemático para colocar en el mismo sitio, un logotipo tan elocuente que por sí solo parece hablar de las precipitaciones cotidianas en que suele caer el capitalismo salvaje. La medida adoptada haría que pronto, el edificio perdiera una parte importante de su propia identidad. "En donde está el edificio del Chapulín" decía la gente cuando se refería a los Campos Eliseos de Polanco. Chapulín, en lengua náhual, es Saltamontes en castellano. 

De su parte, el televisor a TRC parece negarse a morir.  En su 28 aniversario, algunos receptores de televisión Hitachi modelo CT-2186, aún se encuentran en pleno funcionamiento habida cuenta de haber mostrado en su pantalla, muchos años atrás, el retiro de la vida profesional del astro del fútbol mundial, Diego Armando Maradona.

Por esas y por otras razones más, es que pienso que el televisor antiguo, está ligado a mi recuerdo.  La selección de fútbol de Argentina de Carlos Salvador Bilardo en México 86, también, por supuesto. Maradona dejó en la cancha del Estadio Azteca, un recuerdo indeleble y grato para la tierra del Cono Sur y para beneplácito del mundo entero. ¿Porqué no?



¡Hasta la próxima semana!


7 comentarios:

  1. Excelente, te admiro y respeto, no cambies. Soy Cibirama

    ResponderEliminar
  2. Es muy gratificante saber que en México hay personas con tu formación tanto académica como personal y siempre dispuesto a compartir sus conocimientos y explicarlo de una manera interesante y clara. Mis sinceras felicitaciones

    ResponderEliminar
  3. Excelente manera de narrar y mezclar sentimientos ligados a un televisor. Te felicito, saludos desde el d.f.

    ResponderEliminar
  4. I like your style of writing. You break it down nicely. Very informative post. Keep up the good work.
    Apple Laptops

    ResponderEliminar
  5. Muy amena lectura, que casualmente topes con ella es gratificante. Cuento con uno de esos maravillosos TV hitachi y aun en funcionamiento aunque tarda un poco en "calentarse", si no es mucho pedir tendra el dato del modelo de control remotoa la mano? Me gustaria poder conseguir uno, no es lo mismo tenerlo con un universal antiestetico

    ResponderEliminar