This website uses cookies to personalise content, ads and analyse traffic. By using this website, you agree to the use of cookies.

Autores: Gustavo Herrera Dublán y colaboradores. 2018©

https://www.facebook.com/groups/elrincondesolucionestv/


viernes, 23 de febrero de 2018

Las deidades del televisor Mover México.

*artículo de opinión


Para comenzar, no estará mal señalar que la escritura de un verbo irregular junto a un sustantivo, no expresa un significado coherente.  Si se añade entre ellos una preposición, entonces se habrá expresado algo: Mover a México, que en términos llanos y escrito en idioma español, es lo correcto.

EL RECEPTOR MOVER MÉXICO EN EL CONTEXTO SOCIO-POLÍTICO
  
Pobreza extrema, el anatema de México.
El desafío del apagón analógico significó para el gobierno de México entregar a "los más pobres" de todo el universo de sus pobres alrededor de 10 millones de televisores digitales tras llevar a cabo diversos enjuagues ominosos con ciertas empresas de la industria electrónica, entre ellas, Synnex de México y Tiendas Soriana.

La erogación del Estado para el pago de los receptores ascendió a la suma excéntrica de  30 mil millones de pesos, unos mil seiscientos veinte millones de dólares de USA.  Cabe preguntar si en otra parte del mundo algún país ejecuta monstruosidades de talantes inaceptables mientras un enorme porcentaje de su población padece la pobreza extrema, es decir, cuando cada habitante sobrevive con menos de un dolar al día,  sin servicios básicos como agua potable, drenaje o electricidad y que nunca ha visto una ciudad, un automóvil ni un televisor pero que muere por enfermedades curables y también de hambre.

Las decisiones del Gobierno Federal mexicano en turno encuentran claro sustento en las revelaciones hechas el 10 de febrero de 1993 por el magnate Emilio Azcárraga Milmo en el marco de la celebración del éxito que alcanzó la telenovela "Los ricos también lloran" transmitida por Televisa:

"México es un país de una clase modesta muy jodida, que no va a salir de jodida. Para la televisión es una obligación llevar diversión a esa gente y sacarla de su triste realidad y de su futuro difícil.

Nuestro mercado en este país es muy claro: la clase media popular. La clase exquisita, muy respetable, puede leer libros o Proceso para ver qué dicen de Televisa, estos pueden hacer muchas cosas que los diviertan, pero la clase modesta, que es una clase fabulosa y digna, no tiene otra manera de vivir o de tener acceso a la distracción más que la televisión. 

Los ricos, como yo, no somos clientes porque los ricos como yo no compran ni madres..."

"Para Azcárraga Milmo, como para su padre Emilio Azcárraga Vidaurreta, y para su hijo Azcárraga Jean, la televisión simplemente es un gran negocio: venderle espectáculo a los pobres y, a cambio, garantizarle al sistema la sumisión de los “jodidos” y el control político vía la información teledirigida.
"Somos soldados del PRI y del presidente", dijo en otra de sus frases célebres el inigualable Tigre, famoso por sus desplantes, por su ímpetu de patriarca y sus lujos.."
Hoy día y sin duda que quepa, las transmisiones y los contenidos de Televisa no han cambiado un ápice, de modo que haciendo honor a las palabras expresadas por el hoy desaparecido Emilio Azcárraga Milmo, aún dan satisfacción a un amplio sector de la sociedad mexicana referida por él como "una clase modesta muy jodida, que no va a salir de jodida"
EL INQUILINO DE LOS PINOS TAMBIÉN SE MOFA DE LOS POBRES.
La casa blanca en las Lomas de Chapultepec de Enrique Peña Nieto y la choza de una familia en Ayautla Oaxaca.  Contrastes. 
El desprecio hacia la prole de parte del inquilino de Los Pinos y su círculo familiar cercano, es idéntico al que en su tiempo expresó Emilio Azcárraga Milmo;  entre un individuo y otro existe poca diferencia.  El empresario de televisión sólo abrió la boca sin ambages ni caretas, como siempre acostumbró hacerlo.  Enrique Peña Nieto le apuesta a sus arengas embusteras aprendidas de memoria por quienes se las escriben en clara demostración de que lo que intenta decir siempre va en sentido contrario a la triste realidad de una nación eminentemente hambrienta.


¿Por qué regalar un televisor desechable a una población que se muere de hambre, limitada de tantas y tan enormes carencias básicas?  Allí reside el desprecio infinito del señor presidente. A través del receptor y sus cientos de miles de promocionales de propaganda política, los gobernantes en turno mantienen sus expectativas por la permanencia y retención del poder público.  “El jodido” sólo asume el triste papel de simple espectador ante la emisión del reality show, el fútbol y las telenovelas; en términos francos, con hambre, desposeído de toda cultura y razonamiento propio.  A fin de cuentas, manipulado y controlado que es lo importante para los dueños del dinero; a continuación, un claro ejemplo:


f
ACERCA DE LA CALIDAD DEL TELEVISOR MOVER MÉXICO
El diminuto, endeble y único circuito impreso del televisor Mover México.
El único circuito impreso del televisor Mover México, apenas supera las dimensiones de un billete de 100 pesos.  En caso de avería, ningún elemento es candidato a reemplazo porque sencillamente no existen en el mercado electrónico salvo el recurso de comprar todo el circuito impreso aunque de medio uso. El problema más común del televisor Mover México, es la pérdida gradual de la reproducción de audio debido a la pésima calidad de sus parlantes.
En algún momento, el secretario de Comunicaciones y Transportes Gerardo Ruiz Esparza, señaló que la población, además de disfrutar el beneficio de las recepciones de HDTV también tendría acceso a internet a través del televisor Mover México.  Para que así suceda, la unidad debe contar con la característica Smart tv y además, en el domicilio del supuesto beneficiado debe de existir una conexión para internet. Aquí hay otro elemento más acerca del desprecio absoluto hacia el oprimido.  El televisor Mover México no es un Smart tv y para tener Internet, el jodido tendría que hacerle un par de agujeros más al cinturón y entonces quizá pagaría el servicio descrito.
Sin embargo y para que nadie se confunda, ahí están las "deidades" del televisor Mover México.

1 comentario:

  1. La triste realidad de nuestro país, lamentablemente se sigue aplicando la máxima de... al pueblo pan y circo, y como no hay pan, pues... solo queda el circo que ofrecen las televisoras de señal abierta, con su "gran contenido cultural".

    ResponderEliminar