Sony-LG-Panasonic-Daewoo-Philips-RCA-Zenith-Mitsui-Samsung-JVC-Pioneer-Mitsubishi-Broksonic-Emerson-Hitachi-Kenwood

Autor: Gustavo Herrera Dublán. México, 2014©

jueves, 17 de abril de 2014

Gabriel García Márquez.



"Actualmente las salas de redacción son laboratorios asépticos para navegantes solitarios, donde parece más fácil comunicarse con los fenómenos siderales que con el corazón de los lectores".


Gabriel García Márquez.

(6 de marzo de 1927-17 de abril de 2014)

Adiós, querido maestro.



martes, 25 de marzo de 2014

Recuperación del Magnetrón en hornos de microondas.



PRESENTACIÓN

En comparación con otros componentes, el Magnetrón es el dispositivo que se daña con más frecuencia en hornos de microondas. Para el técnico y su cliente, el indicio de un Magnetrón averiado puede resultar una noticia poco grata.

El reparador frecuente, tiene muy presente que cualquier presupuesto de reparación que se  aproxima o rebasa el 50% del precio total del aparato, difícilmente es admitido por quien lo solicita.  En cuanto al servicio en hornos de microondas, el reemplazo de un Magnetrón, es vivo ejemplo.  Para abundar acerca del tema, pongamos en consideración el asunto de los hornos de microondas con Sistema Inverter fabricados por Panasonic

Por lo común, un Sistema Inverter, trabaja con un Magnetrón 2M236 y cualquier otro de su tipo. Aunque parezca mentira y salvo que se consiga de medio uso, el precio de dicha unidad es muy aproximada al costo total de un horno de microondas nuevo. En busca de una solución factible, el profesional experto siempre desecha la idea de sustituir el Magnetrón tipo 2M236 por uno ordinario que en todo caso es mucho más barato.  A continuación, se explica la razón.

Un horno de microondas de tecnología Inverter se alimenta con una tensión de 120 V.C.A. a una frecuencia de 60 Hz. A diferencia de un sistema ordinario, éste circuito vanguardista entrega a su salida un incremento de tensión de alrededor de 4 000 volts y a un rango de frecuencia que va de los 20Khz a los 40 Khz.  La frecuencia de operación variará en acuerdo a la potencia de calentamiento elegida por el usuario y por tanto, el suministro de tensión en el cátodo del Magnetrón tomará la misma variación.  Recordemos que el filamento en un Magnetrón, funciona también como cátodo del tubo.

Debido a lo anterior, resulta inútil sustituir un Magnetrón 2M236 y cualquier otro de su tipo, por uno ordinario.  De persistir en el intento, se verá que un Sistema Inverter de Panasonic, sólo trabajará 3 ó 4 segundos y luego detendrá su marcha.  El tiempo de trabajo es breve pero suficiente para que el circuito de Monitoreo establezca comunicación con el Sistema de Control y se inhabilite el Sistema en General.  ¿Por qué sucede esto?

Es conveniente recordar que un Magnetrón Ordinario, no sólo trabaja a una frecuencia muy baja (50 ó 60 Hz) sino que además, es fija.  Por tanto, éste tipo de unidad, sólo funciona en hornos de microondas aprovisionados del Sistema de Alto Voltaje tradicional aquí explicado en su oportunidad.

Para colmo de males, hay que destacar que en la actualidad, ciertos magnetrones ordinarios –como por ejemplo el 2M210- ostentan precios tan elevados que impiden al reparador ofrecer a su cliente un presupuesto moderado.

Por las razones ya explicadas, a continuación se exponen los casos en que es factible recuperar un Magnetrón. 

Antes ofrecer al cliente un trabajo tan particular como éste, es importante que técnico de servicio le exprese con claridad en qué consiste y además,  le indique las ventajas y desventajas habidas entre una y otra alternativa, sea recuperando el Magnetrón dañado o bien, sustituyéndolo por una unidad nueva.

CONDICIÓN VÁLIDA EN LA RECUPERACIÓN DE MAGNETRONES

La condición válida para recuperar un Magnetrón, se establece a partir del estado del bulbo interno.  Si el bulbo interno se encuentra en corto-circuito, abierto en los filamentos o simplemente agotado por uso, no existe otro remedio que reemplazar la unidad completa.  Si el bulbo se encuentra en buenas condiciones, entonces sí es posible recuperar un Magnetrón.  Las posibilidades de reparación serán efectivas en la medida en que el técnico de servicio conserve entre sus pertenencias, todo magnetrón reemplazado durante el servicio y sin que importe la avería encontrada en cada uno de ellos. De éstas unidades se echará mano para la obtención de partes.

REEMPLAZO DEL DOMO DE ANTENA


Una falla común en magnetrones acontece cuando el domo de su antena ha sufrido constantes arqueos de Alto Voltaje.  El domo en Magnetrones, está fabricado de cobre, material muy susceptible de sufrir deterioros a cuenta de dichos arqueos que inclusive, lo llegan a desintegrar casi por completo.  En un caso como éste, es factible reemplazar el domo por uno de igual anatomía tomado de una unidad que tenga avería en el bulbo interno.

En apariencia, el domo de la antena en Magnetrones parece fuertemente asido a ella.  Sin embargo, para quitarlo, es suficiente hacer una pequeña presión con los dedos y en movimientos circulares orientados hacia el exterior de la propia antena.  El domo que será instalado como reemplazo, se colocará de igual manera tomando cuidado en quitar de él toda partícula de grasa o suciedad antes de que la unidad se ponga en marcha.  En la práctica, un domo de reemplazo idéntico o muy parecido al original, se acopla a la antena del Magnetrón sin dificultad.

SUSTITUCIÓN DE IMANES

Otro menoscabo asociado en Magnetrones, consiste en el deterioro de los imanes que por la parte exterior, circundan el bulbo interno. Un calentamiento excesivo de la unidad, propiciará la rotura de cualquiera de éstas unidades. Un imán fracturado, disminuye ponderadamente el campo magnético hacia el bulbo.  El resultado, es una depreciación de la potencia de calentamiento.

  Cambio del imán superior.

Para cambiar el imán superior, sólo es necesario quitar la cubierta metálica próxima a la antena y que está asida a la caja del magnetrón mediante cuatro grapas unidas a presión. Consultar las dos imágenes superiores del lado izquierdo.

   Cambio del imán inferior.

El cambio del imán inferior, implica realizar un desarme total de la unidad continuando ahora con la remoción de la cubierta metálica inferior y así, tener a la vista el compartimento interno del cátodo y filamento del tubo.

Los extremos de las bobinas montadas en ferritas se cortarán aproximadamente a un centímetro de los pequeños tubos cilíndricos del conector del filamento.  El trabajo descrito, permitirá la extracción del bulbo y su conjunto de aletas.  Al momento del armado, la unión de las terminales será posible mediante el empleo de estaño y una estación de soldar.


Enseguida, se retira el bulbo completo. De este modo, el acceso al imán inferior es posible aunque se debe tomar precaución con las aletas de disipación del propio bulbo las cuales, en caso de doblarse o moverse de su sitio, serán reacomodadas tal y como se encontraban al inicio.

Antes de cambiar cualquier imán, es importante asegurar que el sustituto se acomode en la misma posición que el anterior y de ésta forma, la fuerza magnética ejercida entre el imán superior y el inferior, quede debidamente garantizada.

   Precauciones adicionales.

Además de lo anterior, se guardará cierto cuidado en el manejo de ambas unidades porque a pesar de su peso extraordinario y aparente robustez, lo cierto es que se trata de elementos muy endebles. Una caída accidental de pocos centímetros hacia el suelo o la superficie de la mesa de trabajo, es bastante para que se fragmenten en más de dos partes. Incluso, hay que evitar la unión de una pieza con otra porque el choque violento e intempestivo producto de la atracción magnética, las podrá reducir a pedazos.

Conviene recordar también que este tipo de imán ejerce un campo magnético tan intenso como para producir daños serios si se coloca muy cerca de aparatos electrónicos: Un dispositivo móvil, alguna cámara digital o un televisor, por citar algunos ejemplos.

Si se ha reemplazado cualquier imán, ahora hay que tomar en cuenta que el armado apropiado del Magnetrón es una tarea que reviste la mayor importancia.  Aquélla unidad mal armada y floja, difícilmente funcionará y de hacerlo, se estropeará a los pocos minutos de uso.

REEMPLAZO DEL CONECTOR DEL FILAMENTO

La falla más común en Magnetrones, está vinculada a un problema de filamento que, también por razones de calentamiento excesivo, parece irse a Tierra, es decir, hacia la caja metálica de la unidad.  Esto significa que entre uno y otro punto, se descubre alguna continuidad que va expresada de unos cuantos ohms hasta cientos de miles de unidades.  ¿Qué sucede en un caso como éste?

Al entrar en marcha y a cuenta del Transformador de Alto Voltaje, el  horno de microondas realiza un zumbido vibratorio y jamás calienta.  En casos severos, la unidad también echará humo.

Magnetrón dañado por un corto-circuito entre el filamento y Tierra.
Lo anterior se debe a la presencia de un corto-circuito producto de un daño acontecido en el par de capacitores de R.F. ubicados en el interior de la baquelita del conector exterior del filamento. Dichos elementos, son parte de un circuito resonante LC el cual, en condiciones naturales de funcionamiento, evita la interferencia de la energía de microondas hacia los receptores de radio y televisión cercanos a la unidad. Un extremo en ambos capacitores, va unido a la Tierra del conector del filamento.  Cada una de las terminales del lado opuesto, están conectadas a las terminales del propio filamento y bobinas del circuito LC.

Para eliminar el corto-circuito, es suficiente con quitar y reemplazar el conector exterior de baquelita siguiendo el procedimiento que a continuación se describe.

1. Con el auxilio de un destornillador plano y un martillo, dar algunos golpes firmes en los bordes exteriores de la cubierta metálica del compartimiento del filamento, hasta que ésta se desprenda por completo:



2. Cortar por su extremo superior las dos bobinas del circuito LC que van conectadas a las terminales del filamento en configuración serie:



3. Con la ayuda de un taladro aprovisionado de una broca para perforar metal, se horadará el interior de cada uno de los remaches que sirven para asir al conector exterior del filamento con la caja metálica.  Hay que asegurarse de que el diámetro de la broca, sea ligeramente mayor al diámetro de los orificios de cada remache.  El objetivo es abocardarlos hasta el punto en que éstos permitan remover la unidad dañada:



4. Antes de colocar un conector de filamento que se sepa en buen estado, conviene raspar los extremos de cobre tanto en las bobinas del circuito LC como en las propias terminales del filamento hasta quitar por completo la resina aislante.  Enseguida, con la ayuda de algunos tornillos de cuerda fina, se fija el conector de filamentos con la caja metálica:



5. Mediante el empleo de un cautín de 60 watts, se sueldan ambos extremos aplicando estaño en abundancia.  La soldadura a utilizar será preferentemente aquélla que no contiene plomo.  El grado de fusión de éste material, es mucho más alto al que posee la soldadura ordinaria de aleación 60/40.  El estaño y las partes unidas, serán recubiertos mediante la aplicación de laca o barniz industrial:



Terminado el trabajo de soldadura, lo último que queda es colocar de nueva cuenta la cubierta metálica sobre el compartimiento. De este modo, el Magnetrón volverá a funcionar como nuevo.

De acuerdo con J. Carlton Gallawa, autor de la obra literaria “The complete microwave oven service handbook, operation, maintenance, troubleshooting and repair”, la vida promedio de un Magnetrón, es de unas 2 000 horas.  Por tanto, una unidad recuperada funcionará por el tiempo que le quede de vida al bulbo interior, un periodo imposible de deducir.  Sin embargo…

2 000 horas de vida en un Magnetrón nuevo, equivalen a 120 000 minutos de funcionamiento efectivo. El dato indica que un Magnetrón podría funcionar por un periodo de 10 años a razón de 32 minutos de uso por día.  El fundamento por si mismo, le da amplio sentido a la opción de recuperar un Magnetrón cuyo bulbo interno se sabe intacto.  Sobre todo, si el horno falló a los 4 ó 5 años después de su compra, inclusive a los 7 u 8 años si se toma en consideración que treinta y dos minutos de uso diario resulta, hasta cierto punto, un acontecimiento desproporcionado.

A propósito del tema, es importante destacar que de unos diez años a la fecha y en franca preferencia del cliente, el Taller del Rincón de Soluciones TV realiza la recuperación de Magnetrones aplicando las técnicas aquí descritas y jamás ha tenido registro o noticia en cuanto a nuevos daños en ellos. 

Será por eso que en el campo de la práctica, la teoría de J. Carlton Gallawa acerca de la vida útil de un Magnetrón, resulte hasta hoy, inapelable.


¡Hasta la próxima!



martes, 18 de marzo de 2014

La cavidad interna en hornos de microondas.



Horno de microondas MW840WA.  Samsung.
PRESENTACIÓN

La Cavidad Interna en hornos de microondas es el sitio destinado para la colocación de bebidas y alimentos sujetos al calentamiento a través de la energía de microondas.  Se trata de un compartimiento metálico sellado cuyo diseño y dimensión, está sintonizado a una frecuencia de operación de 2 450 Mhz.  La Cavidad interna está acoplada al Magnetrón por medio del Guía de Ondas.

En esta ocasión, se hará mención a los desperfectos acontecidos en la cavidad interna y elementos asociados en hornos de microondas y al modo adecuado para corregirlos.  El prospecto de referencia, es el mismo de otros artículos de reciente publicación en nuestra web: La unidad de Samsung modelo MW840WA.


GENERALIDADES DE LA CAVIDAD INTERNA

Horno de microondas MW840WA de Samsung, Cavidad Interna.
Por lo común, la pared lateral izquierda de la Cavidad Interna tiene un conjunto de perforaciones que son parte del Sistema de Ventilación.  A mano derecha, en la pared contraria, también existe un conjunto de perforaciones por donde, además de la circulación de aire, penetra la iluminación de una pequeña lámpara incandescente de unos 18 watts de potencia.

En la misma pared, se localiza una cubierta fabricada en plástico o de alguna fibra en especial instalada en la salida del Guía de Ondas.

Justo al centro del piso, en la misma cavidad interna, existe un orificio de aproximadamente media pulgada por el que al quitar la cruceta en color café, se distingue una flecha de plástico que pertenece  a un Pequeño motor de C.A. instalado por la parte inferior del horno de microondas.

DISPOSITIVOS ASOCIADOS CON LA CAVIDAD INTERNA

El Guía de Ondas es un conducto interno cuya función consiste en orientar la energía de microondas enviada desde la antena del magnetrón hacia la cavidad interna.

La Puerta del Horno de Microondas. Esta pieza tan fundamental en la seguridad del usuario, está debidamente sellada y al cerrar, se convierte en parte de la cavidad interna. Todas las puertas en hornos de microondas, cuentan con una ventana rectangular aprovisionada de una malla metálica perforada que, además de permitir la observación directa del cocimiento de alimentos, impide el escape de la energía de microondas hacia el exterior. Las perforaciones en este artificio tienen un diámetro menor a tres milímetros en tanto la longitud de la onda electromagnética en un horno de microondas es de doce centímetros, una dimensión muy grande como para viajar al exterior por cualquier orificio.  La malla metálica perforada e instalada en la ventana de la puerta, refleja la energía de microondas hacia los interiores.

El borde interior derecho en la puerta de un microondas, está proveído de un par de ganchos retráctiles que sirven para accionar a los interruptores del Sistema de Seguridad justo en el momento en que se cierra la unidad.

El Sistema Giratorio.  Con el auxilio de una cruceta, un aro circular con tres ejes y ruedas y un plato fabricado en vidrio templado, el motor eléctrico instalado en la parte inferior del horno de microondas hace posible el giro de los alimentos o bebidas colocados en la superficie de éste último.  En conjunto, los elementos descritos conforman El Sistema Giratorio el cual, al ponerse en marcha, origina un adecuado confinamiento de las microondas para lograr un calentamiento uniforme.

El Sistema de Ventilación.  El Sistema de Ventilación en hornos de microondas tiene como encomienda principal la de enfriar las aletas de disipación de calor del Magnetrón.  Al mismo tiempo, éste sistema mantiene seco al resto de los dispositivos de funcionamiento, entre ellos el Sistema de Control y los Circuitos de Seguridad y Protección.  Además, el Sistema de Ventilación produce circulación de aire al interior de la Cavidad Interna.

CAUSA DE DETERIORO EN LA CAVIDAD INTERNA

La falta de cuidado por parte del usuario constituye la causa primordial de que en la Cavidad Interna, en el Guía de ondas, en el Sistema Giratorio y en la misma puerta del horno de microondas, aparezca con frecuencia una importante cantidad de males que, de no atenderse a tiempo, producen daños aún mayores en otros sitios, por ejemplo, en el Sistema de Alto Voltaje.

Si el usuario accediera a limpiar el horno de microondas con la misma frecuencia con que hace uso de él, es seguro que alargaría significativamente la vida de su electrodoméstico.  Sin embargo, esto jamás ocurre.  En el taller de servicio, es muy habitual recibir unidades oxidadas producto del derrame de líquidos y acumulación de residuos de alimento y grasa en paredes, piso y techo.  El Sistema de Ventilación y otros elementos de prevención, se ven impedidos y rebasados como para corregir las omisiones en que incurre el usuario porque éste jamás seca ni limpia los interiores.

SERVICIO A LA CAVIDAD INTERNA Y ELEMENTOS ASOCIADOS.

La Cavidad Interna.  Las partes metálicas de la cavidad interna,  están recubiertas de pintura epóxica y con un acabado en esmalte resistente -hasta cierto punto- al óxido y la corrosión.  La pintura epóxica es el resultado de la mezcla de tres elementos químicos: la pintura base, el endurecedor y el diluyente.

Tal como ya se explicó, la Cavidad Interna en hornos de microondas es susceptible de sufrir daños que son imputables al usuario descuidado.  Son muchos los casos de servicio localizados en este importante compartimiento y que a cuenta de la oxidación o acumulación de residuos de alimentos en él, producen significativos arqueos de Alto Voltaje. A falta de mantenimiento, estos eventos aumentan progresivamente su intensidad al grado de que podrán ser observados a simple vista: El interior se ilumina con unas chispas refulgentes.

Referente a recursos de reparación en donde se evidencia el deterioro del esmalte de la pintura en el horno y por tanto hay arqueo de Alto Voltaje, primero es necesario retirar toda impureza mediante el uso de una espátula o cepillo de alambre y enseguida, remover la pintura residual con lija de agua. La superficie metálica del área dañada, quedará al descubierto en su totalidad y libre de polvo y grasa antes de aplicar pintura nueva.  Es muy importante evitar la aplicación del recubrimiento nuevo sobre la pintura anterior, no importa si esta última, en apariencia, luce en buen estado.

A propósito del tema, surge una pregunta en cuanto a la clase de pintura que será utilizada en la restauración de las partes internas de un horno de microondas. La respuesta se ha citado en el párrafo anterior.  No existe método seguro de aplicación que no sea el uso de pintura epóxica.  La pintura de aceite que normalmente se adquiere en ferreterías, se fabrica a base de un alto contenido de plomo por lo que es imperante establecer que la sustancia es inapropiada para recubrir un compartimiento destinado al calentamiento de bebidas y alimentos.

Adquirir en el mercado un producto de recubrimiento epóxico, es un trabajo un tanto complicado en vista de que su costo oscila entre un 75 y un 100% por encima de el precio que ostenta la pintura de aceite común y corriente.  Por lo demás, es difícil conseguir pintura epóxica en pequeñas cantidades. En un sentido y otro, el reparador frecuente de hornos de microondas no tiene más opción que la de obtener el producto en las cantidades establecidas para su comercialización y además, disponer de una compresora de aire y pistola de aplicado.

Si el técnico de servicio se dedica ocasionalmente a reparar hornos de microondas y no cuenta con pistola de aplicado ni compresora de aire, hallará en FUSIMEX el producto envasado en un bote de Spray de 312 gramos.  

De acuerdo con el fabricante, el bote será útil para el resarcimiento de un promedio de 4 a 6 hornos de microondas, dependiendo por supuesto, de la suma del área de oxidación por restaurar entre una y otra unidad.  

En el Valle de México, el producto se encuentra a la venta en el Centro Japonés de Información Electrónica. Para otras regiones del país, la alternativa de compra está en Mercado Libre.

En asuntos de hornos de microondas en donde la oxidación es tan severa hasta el punto de existir perforaciones o aberturas entre las paredes de la cavidad interna, es deber del personal de servicio informar al usuario sobre la imposibilidad de realizar cualquier reparación y sobre todo, apercibirlo del riesgo por radiación electromagnética si hay intención de utilizar la unidad así como está.  Sobre esto último, es importante tomar en cuenta a ciertas unidades que no obstante la situación descrita, asombrosamente siguen funcionando y sin presentar arqueos de Alto Voltaje.

El Guía de Ondas.  Al igual que la Cavidad Interna, este conducto intrínseco también es sensible si el horno de microondas se trabaja en condiciones adversas producto de la falta de higiene y cuidado.

Un buen ejemplo de lo anterior, sucede con el usuario que está acostumbrado a introducir alimentos vertidos en recipientes si tapa. Cuando los alimentos alcanzan un punto de cocción determinado, la energía de microondas los hace brincar por todas partes. Debido a la grasa que contienen, algunas partículas quedan atrapadas entre la Cubierta del Guía de Ondas y la pared del horno.  De este modo, al continuar utilizando la unidad, las partículas se carbonizan hasta el grado de deteriorar la Cubierta del Guía de Ondas y más tarde, ocasionan los Arqueos de Alto Voltaje que se encargan de dañar la pintura de acabado interno en el Guía de Ondas.

Si existe evidencia de Arqueos de Alto Voltaje, sobre todo cuando se trata de eventos no localizables a simple vista, lo conveniente será retirar la cubierta del Guía de Ondas y revisar el estado del conducto interno: Un porcentaje importante de Arqueos de Alto Voltaje, suceden en este sitio. En la mayoría de los casos, es necesario cambiar la cubierta del Guía de Ondas y además, resarcir la pintura dañada aplicando el método ya descrito.

La labor, no termina ahí.  Al descubrir un Guía de Ondas dañado por Arqueo de Alto Voltaje, lo que sigue sin duda y sin dilación, es desmontar el Magnetrón para revisar el domo de su antena.  El domo de la antena en Magnetrones modernos, está fabricado de cobre por lo que es frecuente que los Arqueos de Alto Voltaje lo desintegren hasta el punto en que es necesario el reemplazo de la unidad completa.  Sin embargo, en algunos casos, el problema se resuelve con tan solo cambiar el domo.


Retomando el tema de la técnica de pintado ya descrita, hay que tomar en cuenta que los bordes o filos de la circunferencia por donde ingresa la antena del Magnetrón, queden libres de todo recubrimiento de pintura.

Además, es importante recordar que el propio Magnetrón cuenta con una malla circular metálica en color amarillo la cual, rodea a la base de la antena.  

Pues bien: Al unirse la circunferencia metálica del Guía de Ondas con la malla circular del Magnetrón, se crea un sello que evita un posible escape de radiación de energía de microondas. 

Por lo común, las dos partes unidas se van a Tierra y ésta es la razón por la cual  los filos metálicos de la circunferencia del Guía de Ondas, no deben cubrirse con pintura.  Y si ya se hizo, es importante lijarlos hasta que éstos recobren su conductividad.

La puerta de la unidad.  Aunque con menor frecuencia, también hay casos de servicio en donde es necesario hacer algunas reparaciones en la puerta del horno de microondas.  Algunos arqueos de Alto voltaje tienen lugar en sus esquinas, particularmente en el ángulo situado cerca de la bisagra inferior.  De existir deterioro en el esmalte, las labores de pintado serán mucho más efectivas si la puerta se desmonta por completo de la unidad.  Bastará con aflojar el par de tornillos que sujetan sus bisagras. 

Antes de aplicar la pintura, conviene cubrir con periódico y masking tape, las partes de la puerta que están fabricadas en plástico y todo material susceptible de ser dañado por el solvente.  La sugerencia es clara: sólo se deja expuesta el área metálica a resarcir, y entonces se aplica la pintura mediante el método descrito.  De uno u otro modo, los resultados son apremiantes porque la puerta de horno de microondas vuelve a quedar como nueva.

En ciertas ocasiones, son los ganchos de la puerta quienes por alguna razón dejan de ser retráctiles, sobre todo cuando el cochambre quedó atrapado entre sus partes móviles o si el horno de microondas fue seriamente invadido por una plaga de cucarachas.  En uno u otro suceso, es ineludible efectuar el desarme del bastidor rectangular interno que rodea a la puerta el cual está asido a ella por una serie de grapas metálicas.  Hecho lo anterior, se tiene acceso pleno al mecanismo de los ganchos y entonces se ejecutan las labores de mantenimiento concernientes. Si los ganchos de la puerta están rotos, no hay más remedio que reemplazar todo su montaje.

Tanto para el usuario como para el personal de servicio, una puerta rota o estrellada, representa un peligro de radiación por energía de microondas.  Jamás se debe utilizar un horno de microondas en condiciones tan temerarias.  No hay forma segura de resarcir una puerta estropeada por lo que resulta conveniente su reemplazo total. Si no existe manera de cambiarla, será pertinente hacer un exhorto al cliente para que adquiera una unidad nueva.

El Sistema Giratorio.  Muy a pesar de que el motor del Sistema Giratorio viene aprovisionado con un sello de goma insertado en su eje, se ha comprobado que se trata de un elemento susceptible de sufrir deterioros frecuentes.

El constante derramamiento de líquidos calientes hacia el piso del horno de microondas, produce que el sello de goma termine por deformarse.  

Una vez que esto ocurre, el líquido vertido ingresa al interior del motor dañándolo sin remedio.

Motor eléctrico de un Sistema Giratorio, 120 V.C.A, 60 Hz y 3 RPM.
Existen motores de C.A. utilizados en el Sistema Giratorio con especificaciones diferentes. Por ejemplo, algunos de ellos son fabricados para trabajar con 120 V.C.A. y otros más, funcionan con 21 V.C.A.

En ambos casos, las revoluciones por minuto son de 2.5 a 3 y un consumo de 2.5 a 3 watts.  

El horno de microondas modelo MW840WA fabricado por Samsung, cuenta con un motor de 21 V.C.A.


Motor eléctrico de un Sistema Giratorio, 21 V.C.A.
Muy a propósito del motor del Sistema Giratorio, en esta y otras unidades fabricadas por Samsung, cabe preguntar:

¿De dónde toma el suministro de 21 V.C.A. esto, considerando que el horno de microondas se alimenta con los 120 V.C.A. de la red eléctrica? 

Al revisar con atención el diagrama eléctrico, se verá que la tensión de 21 V.C.A., procede del motor del Sistema de Ventilación a cuenta de un devanado secundario montado en él, veamos:

Alimentación del motor del Sistema Giratorio con 21 V.C.A. representada en el diagrama eléctrico.

Rincón de soluciones. 
En cuanto a desperfectos en el motor del Sistema Giratorio, los síntomas son claros.  Dependiendo de la gravedad del caso, un motor que ha sufrido deterioro por derramamiento de líquido en su interior, funcionará correcto o de manera intermitente aunque podrá emitir un ruido molesto al interior del horno de microondas y que no es tan fácil de descubrir.

Otro caso, el más evidente, es cuando el motor deja de funcionar por completo.

Interiores de un motor del Sistema Giratorio en hornos de microondas.
En ambos escenarios, no existe más alternativa que cambiar la unidad por una nueva.  Los daños interiores están en la rotura de alguno de sus engranes o al deterioro general de la unidad por oxidación.

En opinión de expertos en la materia, resulta inconveniente el empleo del horno de microondas sin el auxilio del Sistema Giratorio. Hay usuarios a quienes se les rompió el plato de vidrio templado o ignoran que el motor que lo impulsa, está averiado.  Una u otra condición provoca que ellos retiren el aro y el plato y entonces optan por colocar los alimentos directamente en la superficie de la cavidad interna, modo inadecuado para el correcto confinamiento de la energía de microondas cuyo resultado es un calentamiento deficiente.

Para el reemplazo del motor descrito, primero hay que asegurarse de retirar el plato y el aro de la Cavidad Interna. Enseguida, se coloca  el horno de microondas en posición vertical; es decir, apoyado en la superficie de la mesa de trabajo por cualquiera de sus costados. Justo en el centro de la parte inferior, se encontrará una pequeña puerta en forma cuadrangular sujetada por un par de lengüetas de un lado y por el opuesto, asegurada por otra lengüeta atornillada al piso.  

Puerta inferior: Remoción y nueva colocación.
Aunque parezca absurdo, existen puertas que están unidas de fábrica al resto de la superficie metálica.  Así ocurre en el horno de microondas modelo MW840WM fabricado por Samsung.

Para quitar esta clase de puerta, primero es necesario cortar las cuatro pequeñas aletas que la unen por sus esquinas con el resto de la superficie metálica.  Para hacerlo, sólo es necesario el empleo de unas pinzas de corte. Una vez que se ha revisado o cambiado el motor del Sistema Giratorio, la pequeña puerta de acceso podrá colocarse de nuevo, esta vez, haciéndola girar 90 grados hacia la derecha.  De este modo, se verá que una de las lengüetas entrará en un pequeño cerrojo y la otra, quedará asida a un orificio del piso mediante la colocación de un tornillo de cuerda estándar tomado a cuenta de nuestra propia herramienta.

El Sistema de Ventilación.  Este dispositivo está conformado tan sólo por un motor eléctrico el cual, raras veces es sujeto de deterioro, a no ser cuando entre sus aspas, queda atrapado algún plástico cercano que se ha derretido a consecuencia de un sobre-calentamiento en las inmediaciones del Magnetrón.

Si el motor del Sistema de Ventilación deja de funcionar, lo primero en deteriorarse es el Magnetrón.  Un Magnetrón sin enfriamiento de sus aletas de disipación de calor, se dañará sin remedio y a los pocos minutos de que el horno de microondas entre en operación.

Las pruebas del motor del Sistema de Ventilación, son dos.  La primera de ellas consiste en comprobar continuidad en su embobinado.  Algunos embobinados están protegidos por un fusible térmico colocado en serie y en el interior del propio arrollamiento por lo que no resulta fácil su localización.  La segunda prueba, consiste en conectar en directo el suministro de C.A. en las terminales del propio motor para cerciorarse si éste funciona o no.  Son excepcionalmente raros los casos en donde se constata un daño en el motor del Sistema de Ventilación.  Esta unidad, es muy resistente.

Por ahora, es todo. Muchas gracias por su amable atención. 

¡Hasta la próxima!

martes, 11 de marzo de 2014

El Sistema de alto voltaje en hornos de microondas.



Horno de microondas Samsung modelo MW840WA.
PRESENTACIÓN

La finalidad del Sistema de Alto Voltaje es la generación de energía de microondas.  El proceso consiste en transformar el voltaje de C.A. de línea a alto voltaje,  el resultado obtenido, se utiliza para crear una tensión de C.d. aún mayor. Finalmente, el sistema convierte la corriente directa en energía de microondas.

Un porcentaje importante de averías en hornos de microondas, tiene lugar en el Sistema de Alto Voltaje.  Las fallas comunes determinan la ausencia de calentamiento, la generación de ruidos extraños al interior del horno, importantes arqueamientos de alta tensión en el Guía de Ondas o la quemadura  del fusible de línea de 15 amperes, entre algunas otras causas.

Un sistema representativo de Alto Voltaje encontrado en cualquier horno de microondas de fabricación reciente, está conformado por cuatro elementos básicos: El Transformador de Alto Voltaje, el Capacitor de Alto Voltaje, el diodo rectificador y el Magnetrón.

El presente artículo, hará una reseña breve del funcionamiento del Sistema de Alto Voltaje, describirá el método de comprobación de cada uno de los dispositivos que lo integran y el incidente en particular ocurrido en el horno de microondas al momento en que falla cualquiera de ellos.

Tal como viene ocurriendo con los artículos de reciente publicación en el Rincón de Soluciones TV, nuevamente haremos referencia al horno de microondas modelo MW840WA fabricado por Samsung.  Para descargar el manual de servicio, visiten este enlace.

UBICACIÓN DE DISPOSITIVOS

La siguiente imagen señala los cuatro dispositivos que conforman el Sistema de Alto Voltaje:

Dispositivos que integran el Sistema de Alto Voltaje en hornos de microondas.



 El rincón.
DESCRIPCIÓN DE FUNCIONAMIENTO

El principio de funcionamiento del Sistema de Alto Voltaje en hornos de microondas consiste en un simple circuito doblador de tensión de media onda que alimenta a un tubo electrónico tipo diodo el cual es empleado para producir la energía de microondas a una frecuencia de 2 450 Mhz. 

0.707 + 0.707 = 1.414.
Por lo común, el Transformador de Alto Voltaje de un horno de microondas, eleva el voltaje de 120 a 2 000 volts. En vista de que el voltaje de C.A. varía continuamente, el valor que indica el voltímetro sólo es el valor eficaz de este voltaje.  

El valor máximo que alcanza la onda sinusoidal de C.A. es 1.414 veces el valor efectivo.  Por lo tanto, el voltaje máximo alcanzado en los devanados del Transformador de Alto Voltaje sería como sigue:

Devanado Primario: Voltaje máximo = 1.414 X 120 V.c.a. = 169.6 V.c.a.

Devanado Secundario: Voltaje máximo = 1.414 X 2 000 V.c.a. = 2 828 V.c.a.

Para exponer el funcionamiento del circuito eléctrico de un Sistema de Alto Voltaje en hornos de microondas, tomaremos como ejemplo el que tiene el modelo MW840WA fabricado por Samsung.

1. Durante el primer medio ciclo positivo de la onda sinusoidal de C.A., la corriente de electrones fluye en la dirección que indica la flecha en color rojo cargando el Capacitor de Alto Voltaje a través del diodo rectificador.  Durante el tiempo de carga del capacitor, no hay voltaje al magnetrón porque la corriente toma el camino de menor resistencia.

Sistema de Alto Voltaje, primer medio ciclo positivo, carga del capacitor de H.V.


2. Cuando el voltaje del transformador comienza a disminuir con respecto a su valor máximo positivo, el capacitor intentará descargarse al regresar por el diodo.  Sin embargo, el diodo no conduce en dirección opuesta, bloqueando por lo tanto el camino de descarga.

3. El voltaje en el devanado secundario del transformador pasa al medio ciclo negativo hasta alcanzar su punto máximo, momento en que el citado devanado y el capacitor cargado son ahora dos fuentes de voltaje en configuración serie.  Los 2 828 volts presentes en los extremos del devanado del transformador, se suman a los 2 828 volts almacenados en el capacitor y esa suma, -5 656 volts, se aplica al cátodo del magnetrón como una corriente continua pulsante (Las flechas en color anaranjado, indican la dirección del flujo de electrones):

Sistema de Alto voltaje, segundo medio ciclo negativo, polarización del cátodo con -5 656 volts.

Esto último nos indica que el circuito doblador genera salida sólo durante el medio ciclo negativo del voltaje secundario del transformador.  Esto significa también que el magnetrón en realidad se conmuta a una velocidad de 50 o 60 veces por segundo, según la frecuencia del voltaje de línea.  Por tanto, el voltaje de alimentación hacia el cátodo del tubo, es siempre negativo.

El filamento del magnetrón funciona como cátodo en el tubo.  Al quedar polarizado, el tubo crea un campo magnético entre el ánodo y el cátodo.  La antena es una proyección o círculo conectado con el ánodo, se extiende dentro de una de las cavidades sintonizadas internas y además, se acopla a la guía de onda hacia la que transmite la energía de microondas.

MEDIDAS DE SEGURIDAD

En prevención de accidentes que pueden resultar de gravedad, es sumamente importante descargar el Capacitor de Alto Voltaje antes de intentar cualquier tipo de revisión en el Sistema de Alto Voltaje en hornos de microondas.

Descargando el capacitor de H.V.
Para descargar el Capacitor de Alto Voltaje, sólo es necesario poner en corto-circuito sus dos terminales acercando la hoja metálica de un desarmador plano con mango aislado cuidando de que las manos no toquen las partes metálicas, ver ejemplo en la imagen del lado izquierdo.  El empleo de un cable provisto con caimanes o pinzas cocodrilo en sus extremos, facilitará una descarga segura. De preferencia, una de las terminales del Capacitor de Alto Voltaje, deberá de aterrizarse al chasis del horno antes de realizar su descarga.

A menos que los capacitores de alto voltaje tengan vía de descarga, retienen una carga apreciable aun después de apagar y desconectar la unidad.  Por ese motivo, muchos fabricantes agregan una resistencia de sangría al interior del dispositivo cuya finalidad es proteger al personal de servicio logrando que cualquier carga eléctrica que permanezca en la unidad después de apagada, se disipe por sangría en un lapso de 20 a 30 segundos.  Queda a criterio del técnico si se confía o no de la resistencia de sangría la cual, es susceptible de abrirse creando así un enorme riesgo.

¿CÓMO SABER CON CERTEZA SI EL SISTEMA DE ALTO VOLTAJE ESTÁ FALLANDO?

En el campo de la práctica, existen ciertas averías que parecen confundir al técnico de servicio con poca experiencia en la reparación de hornos de microondas.  Para demostrarlo, basta citar un ejemplo de servicio frecuente y es cuando la unidad no calienta.

En los artículos intitulados "El sistema de control" y "Circuitos de seguridad y protección en hornos de microondas" de reciente publicación en el Rincón de Soluciones Tv, se ha hecho mención de los circuitos eléctricos y en particular a sus propios dispositivos que, de cara a alguna avería, interrumpen o anulan el proceso de calentamiento.  Sin embargo, en el Sistema de Alto Voltaje se ubica también un gran porcentaje de casos de servicio por falta de calentamiento.

Lo anterior, puede crear un enigma no tan fácil de despejar.  Sin embargo, existe un procedimiento de comprobación simple cuyo resultado indicará sin titubeos, cuál sistema o circuito será sujeto de revisión si es que el horno de microondas no calienta.  Veamos:

1. Tal como se describe en la sección “Medidas de seguridad”, se efectúa la descarga del capacitor.

2. Se localizan las terminales del devanado primario del Transformador de Alto Voltaje y se coloca ahí un voltímetro de C.A.  Enseguida, se cierra la puerta de la unidad y se selecciona la opción de “un minuto más”.  El horno, entrará en operación.

3. Si el instrumento de medición registra la presencia del suministro de C.A. de 120 volts en el devanado primario del Transformador de Alto Voltaje, existirá evidencia de que tanto el Sistema de Control como los Circuitos Seguridad y Protección, trabajan apropiadamente.  De este modo, no hay la menor duda de que el problema por falta de calentamiento, se sitúa en el Sistema de Alto Voltaje.

4. Si el instrumento de medición no registra la presencia del suministro de C.A. de 120 volts descrito, habrá plena certeza de que la avería por falta de calentamiento se ubicará entre el Sistema de Control y los Circuitos de Seguridad y Protección.  Las dos fotografías que aparecen en el lado superior izquierdo, demuestran físicamente y también en el diagrama eléctrico, los puntos exactos en que se colocarán las puntas de prueba.

Método seguro de medición de C.A. hacia el devanado primario.
En opinión de algunos técnicos de servicio que no están habituados en manipular o estar muy cerca del Sistema de Alto Voltaje en hornos de microondas cuando éstos entran en operación, el procedimiento de comprobación antes descrito, podría parecer poco seguro.  De ser el caso, la táctica de validación puede sufrir alguna variante: En lugar de colocar las puntas del voltímetro directamente en las terminales del devanado primario del Transformador de Alto Voltaje, se opta por retirar el par de conectores insertados en las mismas y entonces, en el interior de cada uno de ellos, se coloca una y otra punta de prueba del voltímetro.  La alternativa hace que el procedimiento de comprobación se ejecute con mayor seguridad porque en todo momento, el probable suministro de C.A. rumbo al Sistema de Alto Voltaje, queda interrumpido por completo.

PRUEBA DE DISPOSITIVOS

1. EL TRANSFORMADOR DE ALTO VOLTAJE

En realidad, son muy pocos los casos de servicio en donde se localiza un Transformador de Alto Voltaje dañado por corto circuito en cualquiera de sus devanados.  Sin embargo, a simple vista, resulta común encontrar rastros de deterioros por el aspecto físico que demuestran los propios arrollamientos del dispositivo, esto en cuanto a la textura del barniz aplicado en las espiras que pasaría de un color rojizo a una tonalidad amarillenta.  Los cartones aislantes, también revelarán algún menoscabo debido a un sobrecalentamiento.

En todo horno de microondas, son cuatro los dispositivos que al fallar, queman al instante el fusible de línea de 15 amperes.  Se trata del Interruptor de seguridad “MONITOR S/W”, el Capacitor de Alto Voltaje, el diodo rectificador y el Transformador de Alto Voltaje.

Las sospechas en cuanto al deterioro en el Transformador de Alto Voltaje por corto-circuito, aumentarán en la medida en que se compruebe que los otros tres dispositivos, funcionan adecuadamente y que en realidad, son mucho más fáciles de verificar.

Aunque no se trate de una razón concluyente, en la sección “Alignment & Adjustment” del manual de servicio del horno de microondas Samsung modelo MW840WA, el fabricante cita los valores de impedancia en la comprobación del Transformador de Alto Voltaje tipo SHV-U820A:

Devanado Primario:      0.453 Ohms +/- 10%
Devanado Secundario:  108.0 Ohms  +/- 10%
Filamento:                   0.00   Ohms (Continuidad)

Durante el servicio, si bien es raro encontrar un Transformador de Alto Voltaje dañado por corto circuito, resulta improbable hallar un dispositivo con algún devanado abierto; por lo menos en los talleres de servicio del Rincón de Soluciones Tv, no se ha tenido noticia sobre esto último en 20 años de ejercicio continuo en hornos de microondas.

Ahora bien, ¿Es factible medir la tensión de salida en el devanado secundario del Transformador de Alto Voltaje?  Por supuesto que sí: existen herramientas apropiadas para hacerlo.  Sin embargo, en opinión del autor y desde la perspectiva del campo de la práctica, la medición del alto voltaje resulta una labor prescindible si se toma en consideración que los problemas de los hornos de microondas se diagnostican tan bien, si no es que mejor y ciertamente con mayor seguridad, sin medir el alto voltaje.

En cuanto a la misma temática, es cierto que un auténtico profesional del servicio en hornos de microondas, posee en todo momento, un Transformador de Alto Voltaje de repuesto, listo para sustituir cualquier elemento sospechoso, opción muy apropiada y por tanto, carente de todo riesgo.

2. EL DIODO RECTIFICADOR DE ALTO VOLTAJE

El horno de microondas modelo MW840WA fabricado por Samsung, emplea en su Sistema de Alto Voltaje, un diodo rectificador tipo HVR-1X 3

En distintas unidades fabricadas o no por la firma Coreana, se verá que todas ellas utilizan en su Sistema de Alto Voltaje, un diodo rectificador de características físicas y técnicas muy similares a las que ostenta el rectificador HVR-1X 3.

En antaño, esta clase de diodo se probaba mediante el uso de un óhmetro analógico seleccionado en la escala de R X 10 000 (por ejemplo con el multímetro Simpson modelo 260).  En polarización directa y dependiendo de la marca y modelo del dispositivo, la lectura que indicaba el instrumento iba de 50 000 a 200 000 ohms.  En polarización inversa, dicha lectura era infinita.

A diferencia del multímetro analógico, ¿Cuál es la razón de que uno del tipo digital moderno sea incapaz de medir diodos rectificadores de alto voltaje como los utilizados en hornos de microondas?

Entre uno y otro instrumento, existen diferencias importantes.  Por ejemplo, el  instrumento analógico emplea para su análisis de resistencias, voltajes mayores a los que utiliza un equipo digital.  Para el cálculo de resistencias, el principio de funcionamiento del multímetro analógico está basado en el famoso PUENTE DE WHEATSTONE.  De su parte, el multímetro digital,  calcula los mismos valores mediante procesos mucho más complejos y lejos de toda lógica que hoy resulta rudimentaria.

De acuerdo con la información asentada en la hoja de datos del fabricante, el punto de ruptura (Max Forward Voltaje Drop) del diodo rectificador de alto voltaje tipo HVR-1X 3 es de 11.00 volts.  Lo anterior significa que para conducir, el dispositivo debería recibir en principio, una polarización directa de 11.00 volts.  Recuérdese que en semi-conductores, la juntura entre un material P y uno del tipo N, se comporta como un aislante cuando está en reposo.

En el modo de diodo, a través de sus puntas de prueba, el multímetro digital FLUKE 79, suministra un voltaje máximo de 2.946 volts. Como se comprenderá, se trata de un nivel insuficiente para producir la ruptura en un diodo rectificador de alta tensión como el tipo HVR-1X 3.  En el modo de auto-rango y colocado en la posición de Ohms, el mismo instrumento entrega 0.656 volts, un nivel mucho más pequeño y limitado.  Es por ello que en ambos casos, el instrumento es incapaz de determinar el estado de un diodo rectificador de alto voltaje porque en todo intento de medición, lo registra como un dispositivo abierto.  El inconveniente no es exclusivo de los instrumentos de Medición fabricados por Jhon Fluke: prácticamente ocurre lo mismo al utilizar cualquier otro del tipo digital, no importa la marca, el modelo, la calidad o su precio.

No obstante, el método de comprobación de un diodo rectificador de alto voltaje como el utilizado en hornos de microondas, es simple.  Veamos:

Lámpara y diodo de H.V., circuito serie.
Con la ayuda de un cable de línea se une el diodo en configuración serie a una lámpara incandescente de 120 V.c.a. (Ver imagen izquierda). Enseguida, se conecta el circuito a la red eléctrica.  En la fase de la red que llega  directo a la lámpara, se coloca la punta de prueba negativa de un voltímetro de C.D. y la positiva, entre la unión del diodo y la lámpara. En condiciones normales de funcionamiento, la lámpara incandescente encenderá con aproximadamente 50 volts de C.D. (Ver imagen inferior).  Es momento de apagarla e intercambiar la posición del diodo rectificador.  Se repite el procedimiento y se comprueba si el resultado es el mismo, con la salvedad de que ahora el instrumento registrará -50 V.C.D. si es que el ánodo del diodo está conectado al extremo de la lámpara.

Prueba del diodo de Alto Voltaje integrándolo en configuración serie con una lámpara incandescente.


Si las pruebas son positivas, nos encontraremos con que el diodo rectificador de alto voltaje, está en perfectas condiciones.

El diodo rectificador mostrará un corto-circuito si el voltaje de la lámpara es de 120 V.c.a. La falta de encendido en la lámpara, denota un diodo rectificador abierto.

Un diodo rectificador de alto voltaje defectuoso, podrá alterar el funcionamiento del horno de microondas de distintas maneras.  Algunos dispositivos muestran deterioros físicos visibles tales como resquebrajaduras, ampollas o quemaduras, condiciones que inducen un arqueamiento de alta tensión hacia el chasis, acompañado de un olor intenso a quemado.  Otros dispositivos, entran en corto total provocando la quemadura del fusible de línea de 15 amperes y unos más, los que se quedan abiertos, ocasionan un ruido ajeno al que comúnmente emite cualquier horno de microondas. En este último caso, la intensidad del calentamiento es inapropiado o inexistente.

3. EL CAPACITOR DE ALTO VOLTAJE

Recordemos siempre descargar el dispositivo antes de realizar cualquier comprobación en él.  Las pruebas a ejecutar en el capacitor de alto voltaje son sólo dos.  La primera de ellas, consiste en verificar que entre sus terminales, no exista algún corto-circuito y para lo cual, se colocará en ellas las puntas de prueba de un óhmetro.  Al cambiar las puntas en una y otra dirección, se notará que el capacitor se carga y se descarga a través del instrumento el cual, registra el aumento o disminución el valor resistivo, según sea el caso.  Si el capacitor está abierto, el instrumento sólo registrará el valor de su resistencia interna de sangría cuyo valor típico es de 10 Megaohms.

Prueba uno: buscando un corto-circuito entre las terminales del capacitor.  Elemento en buen estado.


Enseguida, se verifica que ninguna de las placas dieléctricas se encuentre aterrizada con la parte exterior metálica del capacitor:

Prueba dos: Buscando un corto-circuito entre las terminales del capacitor y el blindaje metálico.  Elemento en buen estado.


Si en el taller de servicio se cuenta con algún instrumento para calcular capacitancia, entonces se aprovecha para medir la propia del dispositivo cuyo valor típico es de alrededor de 1 microfarad a 2 000 volts.

La falla más recurrente en capacitores de alto voltaje en hornos de microondas, es al momento en que éstos se ponen en corto-circuito.  Una avería de tal naturaleza, quemará de inmediato el fusible de línea de 15 amperes y por tanto, la unidad se apagará por completo.

4. EL MAGNETRÓN

Las pruebas a realizar en un magnetrón son tres.
1. Comprobar continuidad de 0 ohms en el filamento de la unidad:

Prueba del filamento en un magnetrón.


2. Comprobar que exista resistencia infinita entre las terminales del filamento y la caja metálica del magnetrón:

Prueba del filamento con respecto a la caja metálica en un magnetrón.


3. Comprobar que exista resistencia infinita entre las terminales del filamento y la antena del magnetrón:

Prueba del filamento con respecto al domo de la antena en un magnetrón.


En la mayoría de las ocasiones, las pruebas descritas podrán resultar satisfactorias y denotarán un magnetrón en perfecto estado.  Sin embargo, el procedimiento descrito no es del todo concluyente porque hay casos de servicio en donde, a pesar del resultado positivo de las pruebas, el magnetrón no funciona en lo absoluto.

Comprobaciones visuales en el Magnetrón.
Al momento en que falla, un magnetrón puede provocar distintas anomalías dentro de la unidad.  La más común, consiste en la falta de calentamiento producido por un corto entre cátodo y ánodo, desperfecto que hace vibrar al Transformador de Alta Tensión, otra de ellas provoca un arqueamiento a consecuencia de un daño en el domo de la antena y otra muy común, aparece cuando alguno de los capacitores de RF instalados en los extremos del filamento, se pone en corto-circuito.

El complemento ideal a las tres pruebas anteriores, será siempre contar con un magnetrón nuevo o bien, con un horno de microondas útil para realizar en él la prueba de un magnetrón bajo sospecha.  Muchos talleres de servicio cuentan con ambas posibilidades.

En ciertos casos, la recuperación de un Magnetrón en hornos de microondas es posible.  En éste enlace, se encuentra toda la información al respecto.

Para conocer más sobre el tema, acude al portal "Sólo hornos de microondas" en Facebook creado por el maestro Luis Galindo y colaboradores a quienes enviamos un saludo desde el Rincón de Soluciones TV, agradeciendo la gentileza de su parte al dar espacio a nuestros artículos en tan honorable sitio.



¡HASTA LA PRÓXIMA SEMANA!